10 cosas a considerar cuando elijas la ubicación de tu local

Antes de empezar a buscar un local para tu negocio, necesitas tener una imagen clara de lo que debe tener, lo que te gustaría tener, lo que definitivamente no vas a tolerar y lo que estás dispuesto a pagar. Desarrollar esa imagen puede ser un proceso que te lleve mucho tiempo, y que sea a la vez tedioso y emocionante, pero es fundamental que le des la atención que necesita. Aunque muchos errores de los negocios puedan corregirse a la larga, una mala ubicación suele ser muy difícil de cambiar.

Sé sistemático y realista a la hora de considerar los siguientes 10 puntos concernientes a la ubicación.

1. Estilo de tu operación

¿Estás pensando en una operación formal y elegante, o en algo relajado y casual? Tu ubicación debe ser coherente con tu estilo e imagen. Si tu negocio es de ventas, ¿quieres una tienda tradicional o preferirías vender desde un quiosco en un centro comercial o desde un carrito que pudieras mover a diferentes ubicaciones?

2. Demográficos

Hay dos ángulos importantes en cuanto a la demografía. Primero, toma en cuenta quiénes son tus consumidores y lo importante que es para ellos la proximidad a tu ubicación.

Para ciertas tiendas y proveedores de servicios, esto es fundamental; para otros tipos de negocios puede no ser tan importante. El perfil demográfico que tengas de tu mercado objetivo te ayudará a tomar esta decisión.

Después observa la comunidad. Si tu base de clientes es local, ¿hay un porcentaje suficiente de población que empate con el perfil de tu consumidor para que tu negocio se sostenga? ¿Tu comunidad tiene una base económica estable que te ofrece un ecosistema saludable para tu negocio? Ten cuidado a la hora de considerar comunidades que dependen de una sola industria, porque un cambio en ésta puede tener un impacto negativo en tu negocio.

Ahora piensa en tu fuerza laboral. ¿Qué habilidades necesitas que tenga la gente que va a trabajar para ti? ¿Hay gente alrededor con esas habilidades? ¿La comunidad tiene los recursos necesarios para satisfacer sus necesidades? ¿Hay suficientes espacios de vivienda a un precio asequible? ¿Tus empleados encontrarán escuelas, museos y cualquier otro aspecto de su vida cotidiana?

3. ¿Cuánta gente pasa por enfrente?

Para la mayoría de los negocios de ventas, los transeúntes son extremadamente importantes. No quieres terminar refundido en una esquina en la que los consumidores nunca te vean, y hasta las mejores áreas de negocios tienen puntos muertos. Por el contrario, si tu negocio se beneficiará de la confidencialidad, puedes buscar una ubicación lejos de un área concurrida. Monitorea el tráfico que afuera de tu ubicación potencial a diferentes horas del día y en diferentes días de la semana para asegurarte de que el volumen de personas que pasan caminando frente a tus puertas satisfaga las necesidades de tu negocio.

4. Accesibilidad y estacionamiento

Piensa en lo accesible que va a ser tu espacio para todas las personas que lo usarán: clientes, empleados y proveedores. Si estás en una calle muy transitada, ¿qué tan fácil será que los autos entren y salgan de tu estacionamiento? ¿Hay facilidades para las personas con discapacidad? ¿Qué tipo de entregas vas a recibir, y será fácil que tus proveedores las realicen? Los mensajeros necesitan entrar y salir rápidamente, pero las empresas que entregan en camiones o tráilers necesitan un estacionamiento adecuado para sus descargas.

Investiga los horarios de servicio y de acceso a los locales que estás considerando. ¿Funcionan los aires acondicionados y la calefacción durante la noche y los fines de semana?

Si estás dentro de un edificio de oficinas, ¿habrá momentos en los que las puertas estén cerradas? Y si sí, ¿tendrás acceso a las llaves? Una bonita oficina en un edificio es una mala inversión, por muy barata que esté, si tú vas a trabajar los fines de semana y el edificio estará cerrado, o si te van a permitir el acceso pero apagarán los aires acondicionados y terminarás cocinándote en el verano.

Asegúrate de que haya suficiente espacio para estacionarte, tanto para tus empleados como para tus clientes, y que éste tenga un buen mantenimiento y esté bien iluminado.

5. Competencia

¿Tendrás competencia cerca? En ocasiones eso es bueno, sobre todo en industrias en las que la comparación entre marcas es fundamental para el negocio. También puede que te quedes con el excedente de otros negocios, sobre todo si estás en una zona de restaurantes o entretenimiento. Pero si un competidor cercano hará que tu trabajo sea aún más difícil, entonces busca en otro lugar.

6. Cercanía con otros negocios y servicios

Observa los negocios y servicios que tienes cerca desde su perspectiva. Primero, ve si se benefician de otros negocios cercanos (por el tráfico de clientes que generan) porque esas empresas y sus empleados se pueden convertir en tus clientes, o porque te pudiera resultar conveniente y eficiente convertirte tú en su cliente.

Y segundo, observa si enriquecen la calidad de tu empresa como lugar de trabajo. ¿Hay suficientes restaurantes en el área para que tus empleados tengan opciones para comer? ¿Hay guarderías para las empleadas con hijos? ¿Hay tiendas y servicios que tus empleados puedan aprovechar?

7. Imagen e historia del lugar

¿Qué dice esta ubicación de tu empresa? Sobre todo si estás buscando un público local, asegúrate de que la ubicación que elijas refleje la imagen que quieres proyectar. También es buena idea revisar la historia del lugar y tomar en cuenta la forma en la que ha evolucionado con los años.
Pregunta sobre negocios y dueños anteriores. Si estás abriendo un restaurante donde cinco otros han fracasado, puedes estar empezando mal, ya sea porque hay algo mal con el lugar o porque la gente asumirá que te irá igual de mal que a los anteriores. Si muchos tipos de negocios han estado ahí y han fracasado, investiga por qué para confirmar si el problema fueron los negocios en sí mismos o la ubicación. Si hubo negocios altamente exitosos antes que tú es una buena señal, pero compáralo con la información del tipo de negocio que eran en contraste con el tuyo.

8. Regulación

Investiga si hay restricciones que le puedan afectar a tu negocio, como uso de suelo, venta de bebidas alcohólicas, permiso de uso de banqueta, etc.

9. Infraestructura

Muchos edificios viejos no tienen la infraestructura necesaria para respaldar las necesidades tecnológicas de las operaciones contemporáneas. Asegúrate de que el edificio que elijas tenga el cableado eléctrico correcto y los servicios de telecomunicaciones necesarios para satisfacer tus necesidades actuales y para el futuro. Contrata un ingeniero para hacer una evaluación objetiva.

10. Servicios

La renta constituye un gran pedazo de lo que vas a pagar, pero también debes considerar los gastos en servicios. Pide recibos anteriores para que tengas una idea clara de lo que se tiene que pagar.
También considera los gastos de mantenimiento y de limpieza. ¿Cuánto vas a pagar por traer una empresa de limpieza externa? ¿Está incluido en la renta? Todos estos factores tienen que estar presentes a la hora de tomar tu decisión.

Fuente: www.entrepreneur.com

, , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *