4 claves para saber cuándo sí y cuándo NO debes ofrecer tus servicios sin cobrar

Como emprendedores, a todos nos ha tocado que nos pregunten si podemos ofrecer nuestros servicios sin cobrar. Esto suele venir de alguna organización sin fines de lucro o de otro emprendedor que intenta hacer un intercambio, ofreciéndonos “exposición” a cambio de nuestro trabajo. Por lo general te van a prometer contactos y la posibilidad de hacer negocios en el futuro. Entonces, ¿cómo decidir cuándo hacerlo y cuándo no? El primer punto para trabajar a cambio de exposición sin exponerte (o arriesgarte) es establecer barreras claras, y aquí te dejamos cuatro formas de hacerlo.

1. Aclara tu valor

Considerando el hecho de que la mayoría de las personas valoran lo que pagan, trabajar gratis, ¿hace que disminuya tu valor? No necesariamente. Puede haber buenas razones para aceptar una oportunidad así, ya sea para construir un mejor portafolio, aumentar la presencia de tu marca o simplemente para generar un impacto positivo en una causa en la que crees. Entonces, te debes estar preguntando: ¿Cómo establecer y mantener tu valor mientras trabajas gratis? La solución está en crear un proceso sistemático.

Mi misión es apoyar a mujeres que están lanzando o haciendo crecer su negocio, así que suelen pedirme que dé conferencias sobre el tema… sin cobrar. Una de las formas en las que establezco mis límites y mi valor es sometiendo cada petición al mismo proceso, pagada o no.

Puede que hayas escuchado el dicho de “ya hay una app para eso”, pero también debería haber uno que diga “hay un formato para eso”. De hecho, yo creé dicho formato para obtener información sobre el evento: ubicación, tiempo de la conferencia, cantidad y perfil de asistentes, etc., y también incluye mis tarifas por conferencia, expuestas claramente en blanco y negro. Bajo cada tarifa hay un campo abierto en el que le doy la oportunidad a la persona que me está pidiendo la charla para que me dé una razón que justifique el no cobrar. Después decido si aceptar o no. No me malinterpretes, yo suelo dar muchas charlas pro bono en universidades y en organizaciones sin fines de lucro, pero por lo menos son conscientes del valor de lo que están recibiendo de manera gratuita. Te sorprenderá que el hecho de pedirle a una persona que llene este formato reduce la cantidad de peticiones que me llegan para trabajar gratis.

2. Planea por adelantado para que puedas retribuir

Ser dueño de un negocio implica hacer malabares con múltiples decisiones y responsabilidades. Se estima que una persona promedio toma unas 35,000 decisiones al día. ¡La fatiga es real! Así que a la hora de hacer tus planes estratégicos anuales, incluye cuánto tiempo y recursos puedes y quieres contribuir a las causas que amas. Considera ceder un porcentaje del total de tu trabajo, contando el número de horas al mes o el número de veces que planeas hacerlo al año.

Cada año, la empresa de marketing Office of Awesome de San Diego otorga un premio de arquitectura de marca, valuado en $30,000 dólares, a una ONG que lo merezca. Y este premio se llama Great Brand Search. Las organizaciones que se nominan a sí mismas para obtenerlo deben tener un modelo de negocios viable, el compromiso de proveer valor a sus clientes y la capacidad de ejecutar estrategias para hacer crecer su marca. La empresa usa un panel de expertos para elegir a la organización ganadora que recibe: la revisión de su modelo de negocio, línea de producción, posicionamiento y marketing. Es un ganar-ganar porque la organización obtiene un apoyo que no podría pagar y la agencia Office of Awesome tiene una gran historia que contarle a sus clientes.

3. Encuentra una solución digital

Cuando alguien te pida apoyo para su empresa en la forma de tiempo o talento, no tengas miedo de pasarles algo de trabajo a ellos. Muchos espacios de coworking reciben peticiones para donar membresías para apoyar los esfuerzos de recaudación de fondos de ONGs. Nosotros filtramos todas las peticiones a través de una plataforma increíble llamada DonationMatch.com que no sólo verifica la información de la organización sino que crea un certificado de regalo que puede imprimirse para que la ONG lo descargue al instante. ¡No tenemos que hacer nada!

4. Diseña tu misión para contribuir

La mayoría de los negocios entiende la importancia de tener una misión y una visión como guía para su empresa y marca. ¿Has pensado en tener una misión para contribuir, una que le diga al mundo cómo es que ayudas a los demás? La nuestra aparece en la página web de nuestra comunidad y lleva todas las peticiones a esta área para que las empresas puedan saber si nuestras misiones están en sintonía. Esto te evita ser “el malo” del cuento. Simplemente puedes decir: “Elegimos apoyar organizaciones que se alinean con nuestra misión para contribuir”. También te recomiendo incluir un link hacia un formato en el que las organizaciones puedan aplicar, y de nuevo, crear un proceso alrededor de esto. Finalmente, nosotros le damos a las ONGs que elegimos apoyar mucha exposición porque las ponemos en nuestro sitio web.

Aunque decir que sí a peticiones de ayuda te hace sentir bien, sobre pasar nuestras capacidades implicaría que tenemos menos tiempo y recursos para ofrecer a los clientes que sí pagan. Pero si planeas con tiempo y creas procesos que además te permitan usar herramientas digitales, te sentirás empoderado para realmente hacer una diferencia en las causas en las que crees.

Fuente: www.entrepreneur.com

Felena Hanson
GUEST WRITER
, , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *