Confianza empresarial vuelve a subir y completa nueve meses en zona optimista

Ni la guerra comercial, ni la incertidumbre política brasileña, ni la crisis argentina. El difícil entorno global de septiembre no fue impedimento para que el optimismo económico volviera a mejorar en Chile. Así lo muestra el Indicador Mensual de Confianza Empresarial (IMCE), que prepara Icare junto a la Universidad Adolfo Ibáñez (UAI): el indicador mostró un alza en el noveno mes del año, luego de dos retrocesos consecutivos. El IMCE alcanzó un valor de 54,75 puntos, un avance de cuatro unidades y que lo consolida en terreno optimista, al mantenerse sobre el umbral de neutralidad de 50 puntos.

Así, acumula nueve meses consecutivos con expectativas positivas; su mayor racha desde 2013. Es, además, la primera vez desde febrero en que los cuatro subindicadores sectoriales -Comercio, Industria, Minería y Construcción- consiguen incrementos simultáneos.

De acuerdo a expertos consultados, el alza en la confianza de los empresarios en el mes estuvo vinculada a factores locales entre los que destacan las propuestas del Gobierno y la mejora en las proyecciones de crecimiento. «La recuperación se explica por el contenido del proyecto tributario y por el envío de un presupuesto austero y realista», dice Daniel Mas, empresario y miembro del Comité Ejecutivo de Sofofa. «El mercado valoró que el Ejecutivo haya propuesto la reintegración y simplificación del sistema tributario y la valentía de presentar un presupuesto que se ajuste a las posibilidades reales del país».

El plan tributario también es destacado por el economista Ángel Cabrera: «El evento más importante que se dio entre agosto y septiembre, y que pudo haber afectado positivamente las expectativas, fue la presentación de la propuesta de reforma tributaria», dice el director ejecutivo de Forecast Consultores.

Otros también destacan la mejoría en las expectativas macro, lo que se expresó en el Informe de Política Monetaria (IPoM) del Banco Central y en el informe del artículo IV por parte del Fondo Monetario Internacional (FMI), tal como dice Juan Pablo Letelier, socio en el bufete Loy, Letelier & Campora.

«Desde el punto de visto externo, septiembre no tuvo muchos motivos para hacer subir las expectativas», dice el economista Guillermo Le Fort, socio de Le Fort Economía y Finanzas y miembro del Grupo de Política Monetaria, de la U. de Chile. «El avance puede deberse a indicadores como la importación de bienes de capital y las cifras de construcción». Le Fort dice que si bien la reforma tributaria pudo haber ayudado, no quedaron claros los plazos en que se podría concretar ni el efecto que tendrá el debate legislativo.

Llamado a la cautela

A nivel sectorial, fue la Minería la que lideró las alzas, en un mes en que los cuatro subíndices mostraron mejoría. El sector Construcción, por su parte, es el único que se mantiene en zona pesimista, con 46,05 puntos. No obstante, es el sector con la mayor alza en 12 meses: hace un año estaba en 33,33 puntos.

Se trata, no obstante, de un escenario que hay que mirar con cautela. «Las expectativas empresariales reflejan confianza en que se mantendrá el avance de la recuperación, pero moderadamente», dice Alejandra Marinovic, académica de la Escuela de Negocios de la UAI. «La volatilidad en algunos indicadores, como Minería, la evolución de costos, los niveles de uso de capacidad instalada en manufactura y la planificación de inversiones sugieren que dicha recuperación avanzará a ritmo moderado, dependiendo de la evolución del entorno económico».

Hay que estar atentos «al desenlace de las reformas, particularmente la tributaria, y al curso de la guerra comercial», dice Letelier. «Pueden aumentar o reducir el optimismo».

, , , , , ,

Deja una respuesta