El emprendimiento chileno de idiomas que conquista Latinoamérica

Gracias a su método social que está revolucionando la enseñanza de idiomas, Poliglota.org ya tiene sede en Ciudad de México y Lima y planifica su expansión por el resto de Latinoamérica.

Globalizar el aprendizaje de distintos idiomas a través de un método que potencia las habilidades sociales es el objetivo de Poliglota, uno de los emprendimientos chilenos más exitosos de los últimos años. Su apertura revolucionó la enseñanza de idiomas en el país, llegando a contar con más de 10 mil alumnos. Desde 2018 cuenta con oficinas en Ciudad de México y Lima.

Hoy, sus fundadores Carlos Aravena desde Santiago, José Manuel Sánchez desde Ciudad de México y Nicolás Fuenzalida desde Lima, siguen abriendo mercados a través de un innovador sistema de aprendizaje en cafeterías con pequeños grupos de alumnos y profesores expertos. Próximamente comenzarán las actividades en Colombia, Argentina y Brasil, para finalizar el año con la llegada a España.

Poliglota fue fundado en 2012 como una plataforma abierta a todo público, permitiendo a las personas interesadas asistir a un bar o cafetería a conversar en otro idioma, conocer gente y disfrutar un momento de esparcimiento. La idea atrajo a inversionistas y, al poco tiempo, recibió financiamiento por parte de Wayra y el fondo Nazca (hoy Mountain Nazca).

“Así comenzamos a buscar diferentes modelos de negocios, como cobrarles a los bares, hasta crear unas especies de focus groups dentro de nuestros grupos apoyados por marcas, pero nada funcionó y los recursos comenzaron a extinguirse. Incluso, en 2015, estuvimos cerca de la quiebra. Fue cuando decidimos reinventarnos y empezar con un nuevo modelo. No estábamos dispuestos a darnos por vencidos”, recuerda Carlos Aravena, CEO de Poliglota.

En 2015 sufrió una variación mediante la entrega de valor agregado al modelo existente. “Nos dimos cuenta que los grupos abiertos estaban orientados al 2% de personas que pueden desenvolverse sin dificultad en otra lengua. Pero existe un 98% restante que necesita aprender urgente un idioma, entonces cambiamos la manera de llevar a cabo el modelo”, comenta Nicolás Fuenzalida, uno de los fundadores de la compañía.

De esta manera, los jóvenes tomaron lo mejor de la experiencia de los open groups y lo mejor de la academia, para crear un método social destinado a personas que necesitan aprender un idioma o mejorar sus conocimientos.

Actualmente, los Learning Groups están formados por entre tres y seis personas de un mismo nivel, se reúnen en cafeterías asociadas y son guiados por profesores o coaches a través de conversaciones acerca de los intereses y vida de los participantes. “No enseñamos que la ‘taza es amarilla’, queremos saber cuáles fueron tus mejores vacaciones o qué país te gustaría conocer. Tenemos conversaciones reales. No hay nada que te pueda interesar más que tu propia vida, ese es nuestro plus”, complementa Fuenzalida.

Método Social

Es un método completamente social, que se aleja de la sala de clases y considera los errores como parte del aprendizaje; esa es la diferencia con cualquier otra metodología.

“Es un sistema súper bueno porque Poliglota también es una empresa tecnológica, entonces lo que hacemos es que los profesores postulan, nosotros hacemos un filtro a través de esa postulación con entrevistas. Luego, los profesores tienen que capacitarse en nuestro método y, lo más importante, cuando terminan un curso los alumnos tienen que evaluarlos obligatoriamente para poder ver su reporte”, explica el emprendedor.

Carlos Aravena comenta que 4 de cada 10 alumnos que ingresa a Poliglota lo hace debido a malos resultados de aprendizaje en institutos tradicionales o métodos online. Además es enfático en señalar que la educación tradicional no se ha renovado en décadas porque “básicamente se ha centrado en el aspecto gramatical y no en la práctica del idioma. Es como si tratáramos de nadar leyendo un manual, puedes conocer la teoría, pero solo lo logras cuando te lanzas a la piscina. Aquí tú estás generando habilidades sociales y eso no lo hace nadie, lo hacemos nosotros”, enfatiza.

El primer paso: México y Perú

Cifras entregadas por el Banco Interamericano de Desarrollo afirman que solo un 2% de los latinoamericanos puede mantener una conversación fluida en inglés, el idioma considerado universal.“Estos índices nos motivaron a iniciar el proceso de expansión de Poliglota. Porque si bien es cierto que entramos de manera local siempre pensamos en ir más allá de las fronteras nacionales. Para ello buscamos países que cumplieran con las características similares a Chile.

Básicamente son ciudades que tienen más de millón de personas, son mercados emergentes y tienen una real necesidad de aprender idiomas”, señala desde Ciudad de México José Manuel Sánchez.

A comienzos de 2018, Nicolás Fuenzalida dio el vamos a Poliglota en Lima, en los próximos meses esperan iniciar actividades en el resto de la región e incluso llegar a Europa. “Creemos que este servicio se lo merece todo el mundo, no solamente Chile”, finaliza Aravena.

, , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *