El equilibrio entre tu vida personal y la laboral es simple. Para tener éxito en el trabajo: ¡vive!

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo económicos (OCDE) realizó un estudio para determinar qué países ofrecían a sus trabajadores el mejor equilibro entre vida personal y vida laboral. Los investigadores consideraron una serie de factores incluyendo el promedio de horas laborales, el tiempo personal y cantidad de mamás que trabajan. Al final, Holanda obtuvo el primer puesto con una calificación de 9.3 sobre 10, mientras que varios países de América terminaron presentando una malísima calificación.

No ser capaz de encontrar el equilibrio entre el trabajo y tu vida personal puede poner en riesgo tu salud. De hecho, muchos estudios han demostrado que las personas que trabajan muchas horas y no tienen tiempo para ellos tienen 33 por ciento más posibilidades de sufrir un infarto, y 13 por ciento mayor riesgo de una enfermedad cardiovascular. Afortunadamente, hay muchas formas de equilibrar tu vida personal y tus negocios para proteger tu salud.

Pon en práctica los siguientes tips que cambiarán tu vida:

1. Desházte de actividades innecesarias

Muchos emprendedores trabajan más horas de las que deberían porque están desperdiciando su tiempo en actividades innecesarias o de poco valor. Descubre si este es tu problema registrando cada minuto de tu tiempo durante algunos días. Luego revisa lo que anotaste e identifica las actividades que no aportan valor.

Elimina las distracciones como revisar redes sociales o tomar llamadas personales mientras trabajas. Puede que estas actividades no te tomen más que un par de minutos, pero éstos se van acumulando. También debes analizar si estás desperdiciando mucho tiempo en actividades que pudiera hacer alguien más. Por ejemplo, si estás perdiendo tiempo yendo al súper, tal vez podrías contratar a alguien para que lo haga o pedir el súper a domicilio.

Sacarle el mayor provecho a cada minuto del día es fundamental para encontrar el balance entre el trabajo y la vida personal. Si recortas actividades que no te agregan valor como las distracciones y los mandados, podrás trabajar menos horas y cuidar de tu salud.

2. Agenda actividades sociales de manera recurrente

Los estudios han demostrado que tener una vida social activa es importante para la salud. La gente que se aísla de los demás aumenta sus posibilidades de morir antes en un cincuenta por ciento. Pero darte el tiempo para las actividades sociales puede ser complicado, sobre todo cuando estás intentando hacer crecer un negocio. Una forma para superar esto es agendando actividades sociales recurrentes con tus amigos más cercanos.

Por ejemplo, planeen tener una cena al mes con un grupo de amigos. Pon esta actividad en tu calendario, y ahora puedes organizar tu agenda laboral alrededor de la cena, y no al revés. Esta estrategia es efectiva porque te obliga a hacer tiempo para desconectarte y divertirte con tus amigos. Piensa en esta actividad social como una junta con un cliente importante, algo que no puedes cancelar independientemente de qué tan ocupado estés.

3. Aprende mecanismos saludables para lidiar con el estrés

Ser un emprendedor es estresante. No importa qué tantas actividades elimines de tu lista o que tan seguido veas a tus amigos, no puedes escapar del estrés. El estrés crónico tiene un impacto negativo en tu mente y en tu cuerpo, lo que puede derivar en condiciones de salud peligrosas como enfermedades cardiovasculares o presión alta. Pero esto no significa que vivir estresado vaya a acortar tu esperanza de vida. La clave para encontrar el balance entre el trabajo y la salud es aprender a manejar el estrés.

Créate el hábito de dar un paso atrás de las situaciones de estrés, solo durante unos momentos para tranquilizarte y ordenar tus pensamientos. Por ejemplo, digamos que un cliente te manda un correo demandando algo casi imposible. Si sientes que tu corazón se acelera y que tu sangre empieza a dispararse por todos lados, levántate de la computadora y da una vuelta, aunque sea por tu oficina. Si puedes salir a dar un paseo házlo para tranquilizar los pensamientos que se estaban acumulando en tu cabeza. Salir a caminar, aunque sea durante unos cuantos minutos, reduce el estrés y le da claridad a la cabeza.

El Dr. Michael Galitzer, autor y médico, recomienda a los emprendedores practicar la respiración profunda para aliviar el estrés. Pon una mano sobre tu estómago y otra sobre tu pecho. Empieza a respirar profundamente desde el abdomen para llenar tus pulmones de aire. Conforme más inhalando y exhalando lentamente, concéntrate en cómo sube y baja tu abdomen. Esto hará que te concentres en otra cosa que no sea lo que te está causando estrés y será más fácil tranquilizarte. Inhala contando hasta cuatro, reten el aire durante otros cuatro segundos, y luego exhala contando hasta cuatro. Usar uno de estos métodos para lidiar con el estrés puede calmar tu mente para que estés mejor preparado para manejar la situación que te estresó.

Como emprendedor, lo más probable es que no estés acostumbrado a ponerte en primer lugar. Pero es importante entender que hacerlo no significa dejar tu negocio de lado. Siguiendo estos tips puedes encontrar el balance perfecto entre tu trabajo y tu salud, y tener más éxito que nunca en el mundo de los negocios.

Fuente: www.entrepreneur.com

, , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *