Investigadores transforman colillas de cigarro en productos para la venta

1.- ¿Dónde Nace esta iniciativa?

Este proyecto, ahora convertido en una empresa, nace al querer hacerse cargo de una importante problemática ambiental, como lo son las abrumantes cantidades de colillas de cigarro que existen en el medio ambiente, y el impacto negativo que éstas traen a los distintos ecosistemas. De los 15.000 millones de cigarros que se consumen diariamente en el mundo, el 70 % termina como desperdicio en las calles, lo que genera que más del 40% de los objetos recolectados en actividades de limpieza costera y urbana sean colillas de cigarro. Cada una de estas colillas contiene más de 7.000 compuestos químicos tóxicos que se traducen en una grave amenaza para los distintos ecosistemas.
En IMEKO transformamos este problema en una oportunidad. Donde muchos ven simple basura, nosotros vemos una materia prima.

Hemos logrado revalorizar este residuo, recuperando acetato de celulosa, un material altamente valorado en el mercado.

2.- ¿Qué buscan lograr?

El objetivo de IMEKO es crear una nueva industria de reciclaje a nivel nacional, y mundial. Hasta el momento no se sabe que las colillas de cigarro pueden ser recicladas. Sin embargo, con el proceso que hemos desarrollado, eso ahora es posible. Con esto buscamos contribuir en la disminución de la excesiva cantidad de colillas de cigarro que existen en las calles, y con esto mitigar los efectos contaminantes que este residuo provoca al medio ambiente.

Queremos enseñar que desde ahora este residuo es reciclable, y que existe por tanto,  una nueva forma de beneficiar al medio ambiente.

3.-¿Qué % de la colilla se recicla?

El 70 % de una colilla puede ser reciclado, el 30 % restante se desecha, lo que corresponde a papel, restos de ceniza y tabaco. Sin embargo, no descartamos a corto plazo realizar el reciclaje del papel, para que el material que se descarte sea mínimo.

4.-¿Cómo funciona el proceso de reciclaje?

IMEKO más que una empresa o proyecto de reciclaje se plantea bajo el concepto de “upcycling”.  Que significa tomar un residuo y darle un nuevo uso o valor, mejor que el inicial.

Nos gusta plantear el proceso en tres etapas:

La primera, corresponde a la etapa de recolección, la que se realiza de dos formas. En el sector público, se realiza la instalación de contenedores en sectores estratégicos de la ciudad, para que la población pueda depositar sus colillas. Para esto estamos trabajando junto a dos municipalidades de la región, para la pronta instalación de los contenedores, con énfasis en el sector costero. Por otro lado, actores del sector privado se han sumado a esta iniciativa, para lo cual disponemos de un contenedor en sus dependencias y hacemos el retiro periódico de las colillas. Contamos con contenedores en bares y restaurantes importantes de Viña del Mar, Valparaíso y Villa Alemana.

La segunda etapa corresponde al procesamiento de las colillas. En este punto las colillas son lavadas, mediante un proceso limpio y eficiente desarrollado por nuestro equipo. Con esto se eliminan los componentes tóxicos y se dispone de la nueva materia prima para su transformación. De esta etapa lo que resulta es un producto con características plásticas, el que puede ser utilizado de distintas formas.

Y finalmente, la tercera etapa corresponde a la fase de transformación. Donde el plástico generado es convertido en productos sustentables y de alto valor agregado.

5.- ¿Todas las colillas sirven para ser recicladas?

A través del proceso de limpieza de las colillas que hemos desarrollado, es posible el reciclaje de todas las colillas de cigarro que se nos presenten.

6.- Tienen pensado crear artículos comerciales ¿Qué tipo de artículos?

Claro! La primera línea en la que estamos trabajando, se enmarca dentro del mundo del “Eco Design”. Lo que hacemos es diseñar y fabricar objetos que tienen una larga vida útil, como posavasos, ceniceros, lámparas, artículos de escritorio y jardinería, entre otros. Estamos trabajando fuertemente en esta etapa, por lo que esperamos hacer el lanzamiento de nuestros primeros productos a la venta a fines de agosto.

 

7.-¿Cuántas colillas necesitan tener para crear un producto?

Como ejemplo simple, para la fabricación de un set de 6 posavasos, se requieren alrededor de 300 colillas de cigarro. Pero más que decir cuántas colillas se requieren para hacer un producto, a nosotros nos gusta plantearlo de otra forma, como que para hacer un set de posavasos estamos sacando del medio ambiente 300 colillas, y evitando que estas lleguen al mar.

8.-¿Hay residuos después del proceso de reciclaje? En caso de haber…¿Qué se hace con estos residuos?

Por ahora tenemos residuos de papel, ceniza y restos menores de tabaco. Y por otro lado, un extracto de todos los compuestos tóxicos que son retirados de las colillas. Éste último es reducido a su volumen mínimo, y dispuesto como residuo líquido peligroso, por empresas especializadas en la inertización de residuos.

9.-¿De dónde proviene el nombre del proyecto? (IMEKO)

IMEKO es un nombre de significados múltiples. La I significa Innovación. MEKO tiene un significado mayormente científico, ya que proviene de la estructura química del componente principal de las colillas de cigarro, que es el acetato de celulosa, particularmente por el grupo acetil. En el logo de nuestra empresa la letra I está envuelta en una especie de triángulo que se asemeja al símbolo de reciclaje, sin embargo, proviene del concepto “upcycling” que muestra que estas sacando algo del medio ambiente y transformándolo en algo de mayor valor.

Compártenos
, , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *