logo largo blanco

La ciberseguridad y el mundo e-commerce

La ciberseguridad y el mundo e-commerce
Digiqole Ad

Por Marianny Trompiz, Account Manager de ITQ latam

 

Las ventas online han tenido un importante crecimiento. Es evidente que para el e-commerce se registró un desarrollo exponencial dentro de sus operaciones. Los diferentes escenarios sociales ocurridos en los últimos años transformaron el comercio en general y el consumidor se vio en la necesidad (debido a distintos factores) de optar por nuevas formas de comprar o acceder a un servicio. Situación que también llevó a las organizaciones  a implementar tecnología a disposición del usuario de una forma más acelerada. Muchas, inclusive, dentro de sus proyecciones de crecimiento, no se imaginaban que podrían crecer tanto en tan poco tiempo y cumplir su roadmap tecnológico que era a largo plazo.

 

Por tanto, vender cualquier producto y/o servicio, se traduce en que el proveedor debe disponer de toda una infraestructura para el acceso, disponibilidad y seguridad dentro del sitio web y/o aplicaciones. Esto significa que no solo se debe disponer de tecnología para navegar “rápido” en un sitio web, sino, además, navegar de forma Segura.

 

Probablemente, muchos consumidores no se imaginan la tecnología robusta y el personal calificado que debe existir dentro de cualquier organización para dar al usuario una experiencia única de servicio. Desde la disponibilidad de la página web al momento de ingresar para ver un determinado producto, hasta la recepción final del mismo, pasando por el seguimiento de su compra, estado real del envío-logística y toda la tecnología que acompaña al proceso de entrega de un producto de forma rápida y con procesos automatizados.

 

En ese sentido, los riesgos de no contar con la tecnología adecuada van desde indisponibilidad del servicio, que se traduce en pérdidas económicas para la organización, hasta riesgos de ataques para comprometer su infraestructura y daños a la imagen corporativa, lo que equivale a  la pérdida de confianza por parte de los clientes.

 

Sin embargo, todo el riesgo que puede existir en el mundo del e-commerce se puede disminuir siendo más conscientes, estando más Informados y atentos. Como consumidor, se debe saber reconocer los sitios web seguros y reales, los mensajes maliciosos, cuidar a quién o a quiénes entregamos nuestra información personal a través de formularios on line que creemos son seguros, no todo “www.”, es sinónimo de “sitio seguro”. El sitio web es seguro si comienza con “https” y, aunque parezcan sitios legítimos, hay que revisar el texto con detalle. Tampoco es seguro usar la misma contraseña en todos los sitios o cuentas ni realizar transacciones que no sean a través de canales de pagos formales o el sitio comercial propio de la tienda.

 

Por su parte, como empresa e-commerce, es vital incluir dentro de las prioridades, la ciberseguridad y tecnología en general. Al entender que la satisfacción de clientes y consumidores va de la mano con entregar una experiencia de compra única, comenzaremos a incluir tecnología, procesos y personas.

 

 

Consejos de ciberseguridad

 

Cuando cualquier empresa (pequeña, mediana o grande) desea entrar en el e-commerce debe considerar dentro de sus prioridades, la implementación de medidas de protección específicas de carácter legal y como causa de éstas, políticas de Seguridad de la Información. En ese sentido, y desde la primicia que los colaboradores de las organizaciones son el principal actor de la seguridad de las empresas, iniciar campañas de concientización y formación es uno de los más importantes hitos dentro cualquier plan de seguridad.

 

Del mismo modo, es sumamente importante definir cuál es la información más importante y crítica para la organización. Este paso va a  llevar a otras actividades como revisión de políticas, configuraciones y actualizaciones, controles de acceso, canales de pago seguros, planes de contingencia y continuidad operacional.

 

Asimismo, los partners de tecnología tienen también un papel fundamental. La trilogía cliente-fabricante-partner es esencial. Las empresas de e-commerce y de cualquier rubro, esperan tener aliados, especialistas calificados que les permitan ejecutar sus objetivos o plan director de ciberseguridad, y que quienes se dedican a proveer tecnología, entiendan su negocio y se hagan parte de sus necesidades.

 

Por otra parte, la concientización es muy importante, ya que los atacantes están constantemente creando aplicaciones falsas que a simple vista pueden parecer originales. De ahí que actualmente exista mucha información sobre sitios fraudulentos, phishing, smishing, cuidado de contraseñas y campañas de diferentes entidades gubernamentales y no gubernamentales para educar a los ciudadanos en general.

 

No obstante, si bien las empresas e-commerce tienen una responsabilidad fundamental en hacer de su tienda virtual un sitio seguro que genere confianza al consumidor para adquirir su producto/servicio, como usuarios e incluso, como ciudadanos tenemos el deber de ser consientes en materia de ciberseguridad. La información personal y confidencial es un artículo de valor, así como se cuidan pertenencias u objetos de valor en una tienda física, también se debe proteger cuando se accede a una tienda virtual.

 

 

Desafíos

 

 

Siempre que se acceda a una tienda virtual, ya sea a través de su sitio web o su aplicación móvil, las aplicaciones que esas organizaciones ponen a disposición del Usuario, son también la imagen corporativa. De manera que, dentro de los distintos modelos de tecnología, también será importante que las empresas e-commerce asuman el desafío de aplicar tecnologías más orientadas al negocio como el modelo de las aplicaciones adaptativas, soluciones TI flexibles basadas en el consumo real de acuerdo con la operación de cada organización. Así como también, soluciones específicas para la detección de fraudes, Machine Learning, Inteligencia Artificial (IA) y, en general, soluciones que brinden experiencia cloud a aplicaciones y datos desde cualquier lugar y de forma segura, permitiendo una tecnología más orientada al negocio.

 

En concreto, el desafío está en adquirir soluciones que distingan el tráfico automatizado (Bots) del tráfico de los humanos, así como el tráfico malicioso del benigno. En base a eso, la organización puede predefinir políticas para permitir que a través de las soluciones tecnológicas se bloquee automáticamente el tráfico malicioso o facilite el acceso a los clientes humanos.

 

No obstante, la infraestructura de redes y comunicaciones como, por ejemplo, las soluciones wireless que deben existir en bodegas y/o centros de distribución, también deben estar incluidas dentro de los desafíos. Una solución de redes inalámbricas basada en IA que permita tener al personal conectado según su perfil o rol, que pueda detectar y solucionar problemas de manera proactiva.

 

Del mismo modo, la conexión entre sucursales a través del SD-WAN también se presenta como un reto, así como permitir abordar las necesidades críticas de mayor conectividad de forma inmediata y para los períodos de peak con agilidad y rendimiento para soportar cualquier tipo de flujo de trabajo.

 

Así pues, a medida que el comercio electrónico vaya creciendo los desafíos irán siendo mayores y cada vez más orientados a satisfacer las verdaderas necesidades de los consumidores. No cabe duda, que la tecnología tendrá un papel fundamental en el proceso.

Digiqole Ad

Post Relacionados

Leave a Reply