Listos para fracasar

Si Bill Gates tuvo que ver cómo su primera empresa se derrumbó para tener éxito, Walt Disney ser despedido por su falta de creatividad en un periódico y Steve Jobs ser despedido de su propia empresa, ¿qué estamos esperando nosotros para experimentar nuestro primer fracaso? A largo de este artículo iremos analizando el éxito que puede conllevar el fracaso para equipos de intraemprendedores y cómo mantenerlos animados cuando se enfrenten a él, con un proyecto piloto.

Los intraemprendedores son aquellas personas que forman parte de una empresa y su función principal es la generación de ideas, propuestas e inicitiativas dentro de la organización.

¿Cómo definimos el fracaso? El fracaso es un término que utilizamos para describir un error o fallo producido en un proyecto, acción o deseo que estábamos realizando o que planéabamos llevar a cabo. Es una palabra a la que muchas personas temen y a la que muchos intraemprendedores se enfrentan a diario. Pero ¿cuáles son sus ventajas? ¿Cómo puede ser resultar positivo fracasar? Las ventajas se detallan a continuación:

1.Entrega una lección aprendida

¡De los errores se aprende! El intraemprendedor que fracasa acumula experiencia que será útil en un eventual nuevo piloto o intraemprendimiento. El éxito siempre requerirá de equivocaciones para aprender de ellas y avanzar. El fracaso ayudará a que se analicen las acciones tomadas y ayudará a ver la situación desde el exterior y aprender cómo evitarlo en el futuro.

2. Mantiene a las personas sedientas de aprendizaje

¡Estemos siempre alertas! Uno de los grandes enemigos en las empresas es continuar haciendo más de lo mismo, dado que alguna vez debió traer consigo resultados exitosos. Sin embargo, los intraemprendedores están a la vanguardia, conscientes de que la competencia no descansa, de que el mercado está en constante cambio y la única manera de salir victorioso es arriesgándose a hacer cosas nuevas y aprender de los resultados.

3.Ayuda superar el miedo

¡Saquemos la valentía que llevamos dentro! El mayor miedo de los intraemprendedores es fracasar, pero lo interesante es que una vez que lo han enfrentado le pierden el miedo, se vuelve un enemigo al que conoces. Aquella familiaridad puede ayudarlos a seguir adelante con más confianza, entendiendo que una equivocación no es precisamente el final de su proyecto.

4.Inspira a soluciones creativas

¡Pensemos ideas locas! El fracaso fuerza a las personas a crear algo nuevo, puesto que las enfrenta con la necesidad de descubrir caminos alternativos que los conduzcan a una nueva manera de cumplir sus objetivos.

5.Crea grandes mentores

¡Compartamos conocimientos! Los intraemprendedores más calificados serán aquellos que han pasado por numerosos fracasos y aprenden a sobrellevarlos. Podrán aportar a partir de ello con una mentoría efectiva para ayudar a anticiparse a diferentes equipos a que no comentan las mismas equivocaciones que ellos.

Aunque existan un sin número de ventajas en el fracaso, no todas las personas están conscientes de ello, puesto que desde pequeños a muchos les enseñaban que fracasar no era bueno y éstos se sentían avergonzados al equivocarse, cuando en realidad evitar aquellos fracasos significaban negarse a la oportunidad de aprendizaje. Muchas veces fracasar es lo mejor que nos puede suceder, tal como les pasó a Gates, Disney y Jobs. Entonces, basándonos en que el fracaso en realidad significa aprendizaje y no una razón para desmotivarse, ¿Cómo un equipo de intraemprendedores debería enfrentar un fracaso al pilotear? ¿Qué medidas debería tomar la empresa para mantenerlos motivados? Les entregamos algunas recomendaciones a continuación:

1.Explicarle al equipo de intraemprendedores que fracasar es parte fundamental de la innovación o del emprendrendimiento tal como lo establece Lean Startup

Su filosofía se basa en la revalidación de una idea de negocio mediante la ejecución de 3 acciones: construir, medir y aprender, que se aplican continuamente hasta dar con un resultado óptimo final. Quiere decir que si el equipo fracasó al momento de pilotear, eso pertenece a un fase normal del proceso (medición), donde los resultados no fueron buenos, por lo que habrá que aprender de aquellos errores (aprende) y hacer las modificaciones respectivas para en base a ello volver a repetir el proceso hasta obtener los resultados esperados.

2.Aceptar los tropiezos, celebrarlos y compartirlos

Crear instancias dentro de la compañía donde los intraemprendedores puedan compartir con sus compañeros, cuáles fueron sus errores y qué aprendizajes obtuvieron de ellos. Pueden ponerle un nombre al programa y entregarles un premio por compartir sus fracasos. Un ejemplo en marcha es lo que realiza la Universidad Smith en Massachusetts, que creó un programa llamado “Fracasando Bien” para enseñar a sus alumnos a aprender de los errores de los demás. Los estudiantes reciben un certificado de Fracaso que declara que están autorizados a equivocarse.

3.Fomentar la cultura de permitir errores

Fomentar a las personas a cometer errores, dado que, sino cometen ninguno, no están haciendo nada nuevo, no se están arriesgando y no están esforzando lo suficiente, tal como lo pudo notar el CEO de Netflix. Reed Hastings se dio cuenta de que su porcentaje de acierto era muy alto en determinado momento, por lo que declaró en una conferencia que el equipo debía tomar más riesgos, intentar cosas más atrevidas y tener una tasa de cancelación general más alta.

Por ello estimado lector, si eres intraemprendedor y tú o tu equipo fracasan en alguna etapa de su proyecto, siéntanse orgullosos de que están tomando riesgos, de que se atrevieron a salir de su zona de confort y de que están obteniendo un aprendizaje invaluable que cada vez los acercará más al éxito y a su objetivo deseado.  No olviden construir, medir y APRENDER. ¡Estemos listos para fracasar y seguir intentando!

, , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *