Claves para la administración de una red 5G más inteligente

La evolución de la red es un gran salto en términos de infraestructura e inversión, por lo que es necesario que las empresas tomen decisiones acertadas al planificar su implementación.


A través de los años hemos observado la evolución de la tecnología en diversos ámbitos, pero sin duda uno con gran impacto tanto para empresas como para la vida cotidiana ha sido la relacionada con la red de comunicación móvil.

 

La llegada de cada nueva generación de la red inalámbrica móvil trae consigo cambios de sistema, velocidad, tecnología y frecuencia. Gracias a los rápidos avances tecnológicos, la llegada de la red 5G presentará en los próximos años grandes beneficios.

 

Sin embargo, en la actualidad el sector de las telecomunicaciones se encuentra nuevamente en una encrucijada. Y es que la nueva red 5G se basa en bandas de frecuencias más altas que las utilizadas por los celulares actuales, lo que se traduce en un rango más corto.

 

Para lograr la cobertura necesaria los proveedores no solo necesitarán actualizar sus estaciones existentes, sino que también deben construir infraestructuras en nuevas ubicaciones. Esto implica grandes inversiones, por lo que las empresas deben planificar cuidadosamente, para garantizar el retorno de la inversión.

 

Esto puede parecer un problema resuelto, ya que las empresas de telecomunicaciones han logrado la habilitación de las redes 3G y 4G. Sin embargo, la mayor densidad de la red celular 5G significa que los pronósticos de demanda deben tener una resolución mucho más alta, lo que hace que el proceso de pronóstico sea más complejo en varios órdenes de magnitud.

 

“Ciertamente algunas compañías de telecomunicaciones han tenido dificultades a través de los años, pero muchas han hecho un movimiento exitoso a través de la transformación digital hacia un enfoque más omnicanal. Han utilizado la analítica para centrarse no solo en la experiencia del cliente, sus viajes y entregarles ofertas personalizadas, sino también en las funciones más ‘administrativas’, como la optimización de la red y la prevención del fraude”, comenta Marcelo Sukni, gerente general de SAS Chile.

 

Otro aspecto fundamental a considerar es que debido a la contingencia que atraviesa el mundo, tomar las decisiones correctas de planificación y gestión de redes se ha vuelto mucho más difícil. Hoy en día es fundamental entender que el comportamiento tanto de los consumidores como de los clientes corporativos ha cambiado drásticamente desde que comenzó la pandemia.

 

Aunque las condiciones y restricciones actuales pueden no existir por siempre, es probable que algunos de estos patrones de comportamiento persistan y sean parte de la nueva normalidad.

 

Debido a la gran importancia de este tema y el rol que juega el 5G en este mundo cada vez más digital, SAS comparte cinco claves para lograr una administración e implementación de una red 5G más inteligente:

 

  1. Incremento del tráfico de red

 

Desde hace meses hemos podido observar a nivel mundial un crecimiento exponencial del uso de Internet, no solo por uso laboral sino también personal.

Debido al necesario aislamiento social, la industria de los videojuegos y servicios de video on demand se han convertido en una parte central de la vida de las personas y en un estímulo vital cuando la mayoría de las actividades sociales habituales no son una opción.

 

Asimismo, el incremento en el uso de servicios de videoconferencia, para las comunicaciones profesionales y personales, también está ejerciendo presión sobre el ancho de banda de las redes actuales. A medida que las empresas cambien al trabajo remoto y las escuelas y universidades amplíen su uso de aulas virtuales, es probable que el aumento de la demanda continúe tanto durante la crisis como después.

 

  1. Cambiar los patrones de utilización

 

Si bien hemos observado el aumento general en el volumen de tráfico, los patrones de utilización para diferentes tipos de servicios de comunicaciones han cambiado. A medida que las personas trabajan desde casa, las redes domésticas están más ocupadas, mientras que las conexiones corporativas se subutilizan. Además, con más tiempo dentro del alcance de redes Wi-Fi domésticas, las personas están consumiendo menos datos móviles.

 

Los clientes también están utilizando datos en diferentes momentos del día. En lugar del peak habitual de la tarde en el tráfico doméstico cuando la gente llega a casa del trabajo y enciende su televisor para ver Netflix, ahora estamos viendo peaks durante el día laboral.

 

  1. Presión sobre los niveles de servicio

 

A medida que el acceso a los servicios en línea se vuelve cada vez más crítico para el bienestar mental y la productividad, las empresas de telecomunicaciones deben redoblar sus esfuerzos para mantener los niveles de servicio.

 

Las personas que trabajan desde casa tendrán muy poca tolerancia a las caídas o interrupciones de la red, y los proveedores que no pueden garantizar una conexión rápida y confiable probablemente verán aumentar la rotación de clientes.

 

  1. Aumento de los riesgos de seguridad y fraude

 

A medida que las empresas se muevan para ofrecer más de sus servicios en línea y facilitar que su personal trabaje de forma remota, habrá más oportunidades e incentivos para que los ciberdelincuentes ataquen sus redes de TI y comunicaciones.

 

Las empresas de telecomunicaciones tendrán un papel clave que desempeñar en la detección de comportamientos sospechosos y la prevención de actividades delictivas a través del monitoreo de la red para proteger su infraestructura y sus clientes del delito cibernético.

 

  1. Respuesta a la crisis

 

Las empresas de telecomunicaciones pueden ayudar a los gobiernos y organizaciones a responder tanto a la pandemia actual como a cualquier emergencia de salud pública futura similar.

 

En el futuro, podemos esperar que cada país se movilice mucho más rápidamente si se produce un nuevo brote, y las empresas de telecomunicaciones podrían desempeñar un papel clave en la distribución de aplicaciones de seguimiento de contactos y monitoreo de enfermedades a la población y en la gestión de la recopilación de datos.

 

“A pesar de la contingencia y los retos que tiene la industria actualmente, es de suma importancia que las empresas de telecomunicaciones aprovechen los datos para tomar decisiones más inteligentes sobre cómo operar y expandir sus redes tanto ahora como en el futuro. Esto las ayudará a responder de manera efectiva ante las necesidades de sus clientes”, concluye Sukni.

, , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *