Procesos de selección: Los riesgos de un currículum novedoso

– Últimamente se ha instalado la tendencia de optar por formas de currículum que se distingan del formato clásico: video currículums, infográficos, diseños con dibujos y gráficas o simplemente un enlace a LinkedIn. Sin bien estas variaciones pueden ser útiles, siempre es necesario pensar bien en la conveniencia de usarlos.

En un mercado laboral cada vez más competitivo, surge la necesidad de sobresalir del resto, de innovar y de llamar la atención de un posible empleador. Es por eso, que muchas personas han optado por usar currículums que salen de lo tradicional.

La tecnología sin duda ha potenciado esta tendencia. Cada vez son más las herramientas que tenemos a nuestro alcance; la mayoría de las personas tiene smartphones que graban en alta definición, saben como usar photoshop u otras aplicaciones de diseño y utilizan las redes sociales como un portafolio de trabajos y experiencias. Sin embargo, si bien estas formas parecen novedosas y llamativas, optar por estos CV puede significar un riesgo al momento de participar en un proceso de selección.

La directora de Robert Half en Chile y experta en reclutamiento, Karina Pérez, explica que “los reclutadores, para agilizar y hacer más transparentes los procesos de selección, suelen comparar las habilidades y experiencias laborales de un candidato. Cuando los formatos de los currículums son muy variados, es más difícil hacer ese ejercicio comparativo. Para el candidato, esto se transforma en un riesgo, pudiendo quedar descartado solo por esa razón”.

Estos son los currículum novedosos. Acá te explicamos cómo funcionan y sus riesgos y beneficios:

Video currículum: presentarse a través de la cámara para muchos es una buena opción, pero generalmente este tipo de CV suelen usarlos personas que trabajan con su imagen, como actores, charlistas, anfitriones, presentadores, animadores, humoristas, etc. El riesgo que se corre con este tipo de presentación es que puede ser muy larga y la gente no se dé el tiempo de verla. Además, se hace más difícil contrastar esa información con la de currículums tradicionales.

Currículums llamativos (con colores y gráficos): muchas veces, estos currículums son usados por personas ligadas al área del diseño o arte, y el CV se transforma en una especie de portafolio. Sin embargo, esta forma es muy poco práctica para quien realiza el proceso de selección. Marcar con un gráfico el nivel que se tiene de inglés no es lo mismo que definir si es alto, medio o bajo.

LinkedIn u otras redes sociales: cada vez es más común que un candidato, en lugar de enviar un CV, mande su perfil de LinkedIn con su experiencia. Lo mismo sucede con otras redes sociales que son utilizadas como portafolio. Esto también dificulta a la persona encargada del proceso, ya que significa buscar y recopilar la información. El riesgo es que no controlamos qué es lo que lee o no el reclutador, dejando muchas posibilidades abiertas. LinkedIn por ejemplo, se puede utilizar como un complemento del CV tradicional, ya que si el perfil en LinkedIn pasa a ser el CV, se pierde la oportunidad de enriquecer la información que se puede tener en las redes sociales.

Tipo folleto o tarjeta de saludo: son un poco similares a los que incluyen infografías y colores. La diferencia es la forma. Mucha gente entrega una especie de dossier, que incluye el CV y además un portafolio. Esto puede ser mucha información para una primera etapa, además de que para el reclutador significa invertir más tiempo revisando la información. 

Tipo infografía: este tipo de currículum corre los mismos riesgos de los CV que son muy  gráficos, es decir, se hace difícil  interpretar qué significan las formas y, por lo tanto, comparar la información con el resto de los postulantes.

Karina Pérez aconseja tener presente siempre “que un CV es una herramienta que nos ayuda a conseguir una entrevista, y es ahí donde se deben evidenciar las habilidades, la experiencia y las expectativas. Por lo tanto, es importante que el currículum demuestre nuestros intereses y capacidades, y no distraer con otro tipo de información que podría ser mucho mejor entregada al momento de la entrevista”.

Lo importante es pensar y evaluar qué tipo de currículum podría funcionar, ya que siempre dependerá del área, el puesto al que se postula y, por supuesto, de la compañía a la que se quiera entrar.

, , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *