Comienza tu viaje para dominar cualquier habilidad

Para mucha gente, la parte más difícil de dominar cualquier actividad es realizar una actividad, repetir y practicar constantemente alguna tarea, hasta convertirse realmente bueno en ella. Para otros, tan sólo comenzar es muy difícil. Es fácil admirar a músicos talentosos y artistas por lo que pueden producir pero lo que uno no ve son los años de práctica, trabajo arduo y errores que los han conducido a su maestría; por esa razón, muchas personas fallan en darse cuenta de su verdadero potencial, tienen dificultades para programar el camino para llegar a la meta que tienen en mente. Quieren resultados pero no tienen una idea clara de como lograrlos.

¿Qué es lo que quieres lograr en el futuro? ¿Quieres aprender a tocar algún instrumento? ¿Deseas aprender a hablar algún idioma diferente al tuyo? ¿Quieres educarte en un campo difícil pero satisfactorio? Ahora pregúntate por qué no lo has hecho aún. La mayoría de las personas, se dan a si mismas las mismas excusas año tras año. Es muy difícil, no saben como empezar, no tienen el talento natural que tienen otras personas, no tienen tiempo suficiente.

Lo que todas estas excusas tienen en común es que sirven como justificación de por qué estas personas se han rendido antes de empezar. Si te das cuenta de que estás cayendo en esta trampa de la auto compasión mediocre, a veces la solución es tan simple como cambiar la marcha y planificar. Estos simples pero poderosos pasos pueden servir como la guía que te lleve hacia lo que eres capaz de lograr.

  • Agudiza tu foco

Antes de que te dediques a dominar alguna habilidad, tienes que saber que habilidad es. Tocar un instrumento o aprender como escribir en código son metas buenas pero son categorías muy amplias que contienen bastantes variables. Aprender a tocar la viola es muy diferente a aprender a tocar batería. En lugar de pensar en todo lo que quieres hacer, empieza con una meta individual en mente. Elije una habilidad específica para dominar y toma lo que hayas aprendido para la siguiente habilidad que quieras adquirir después.

  • Fija muchas metas pequeñas y algunas más grandes.

En muchos casos, las personas cometen el error de fijar muchas metas grandiosas que, aunque suenan muy bien en el papel, pueden demostrar ser mucho más difíciles de alcanzar de lo que se pensó originalmente. Esto desencadena en decepción y falsa sensación de fracaso. Es bueno mantener la visión de la meta final pero recuerda: Roma no se construyó en un día. Antes de que tengas una ciudad, debes construir una villa. Para dominar cualquier habilidad se aplica el mismo concepto. Si quieres aprender a escribir una novela, considera dividir tus hitos en capítulos individuales e incluso en páginas. La motivación se mueve por su propia inercia: Es difícil empezar pero una vez que se ven resultados, es difícil no seguir avanzando.

  • Avanza regularmente

Fíjate en que el tamaño de los pasos que avanzas no están especificados. No necesitas practicar el piano cuatro horas todos los días para aprender bien a tocarlo. De hecho, la práctica excesiva trabaja en tu contra, lo que importa es la  práctica consistente, no las horas excesivas de práctica. Quizás sólo puedes trabajar en tu proyecto de programación en código treinta minutos al día. Eso está bien. Lo que importa es que seas lo suficientemente disciplinado para trabajar en ello aunque estés cansado y no tengas ganas. Imagínalo como ir al gimnasio, no se puede flojear por dos semanas y después trabajar extra duro para compensar por el tiempo que no trabajaste. Para aprender a dominar una habilidad se debe ser constante.

  • Busca una red de apoyo

Observar tu propio éxito es una motivación en si misma pero es aún más motivante tener el apoyo de la gente a tu alrededor. Los físicoculturistas se benefician frecuentemente de que los amigos que los rodean comparten los mismos objetivos. Cuando las cosas se vuelven difíciles ellos brindan el apoyo y consejos necesarios que pueden ayudarte a superar un momento de dificultad. Eventualmente tendrás la oportunidad de acompañar y aconsejar a las personas a tu alrededor. Si te rodeas de personas que están motivadas por cosas similares, te maravillarás de cuanto más aprovechas de tu dedicación y práctica e incluso podrás aprender algunas cosas nuevas por el camino.

Por:  Andrés Luco

Ingeniero Civil Industrial, Pontificia Universidad Católica de Chile. MBA de la Universidad Adolfo Ibáñez. PDE Universidad de Los Andes. Socio fundador de Business Consulting.

 

, , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *