Líderes chilenos son los menos empáticos de Latinoamérica

Establecer relaciones que les permitan desarrollar empatía y afianzar el proceso de feedback en los equipos de trabajo no son las mayores preocupaciones de los líderes organizacionales chilenos. Así lo reveló un estudio realizado a nivel Latinoamericano por  DNA Human Capital, en el que se le pidió a distintos trabajadores que evaluaran a los ejecutivos senior que los lideran.

Según los datos recopilados por la consultora, el 65% de los encuestados en empresas nacionales señaló que la mayor falla de sus líderes es la falta de empatía. En tanto, el 58% respondió que el gran problema es la falta de comunicación, sumado al 42% que demanda mayor feedback por parte de sus jefes. “Esto tiene que ver con el  tipo de perfil del chileno, que se caracteriza por estar enfocado en los resultados y en el hacer, crear y ejecutar procesos con facilidad, lo que le permite tener organizaciones estructuradas y ordenadas. Sin embargo, con ese enfoque, descuida los temas más blandos como el establecer relaciones que les permitan tener empatía y en el que el proceso de feedback sea algo natural”, explicó Murilo Arruda, Managing Director DNA Human Capital.

A diferencia de sus pares latinoamericanos, los chilenos tienen poco desarrolladas las  habilidades más  blandas, en tanto, en países como Colombia y Brasil privilegian el contacto personal, fallando principalmente en la falta de ejecución. “Los resultados de Chile, contrastan con los otros países de Latam donde vemos prácticamente lo contrario.  El ejecutivo es muy comunicativo, muy empático, muy enfocado en las personas y falla en exactamente lo opuesto, definir la estrategia, organización, ejecución, le cuesta definir el foco, pero sobresalen en comunicación”, agregó Arruda.

La tendencia laboral a nivel regional y mundial, habla de una mayor predisposición a desarrollar e implementar estrategias que potencien la comunicación y retroalimentación los equipos de trabajo. Amazon, por ejemplo, lo lleva un poco más allá realizando reuniones diarias para analizar cada jornada laboral. Entonces, ¿por qué los líderes nacionales son resistentes a fomentar el feedback con su equipo de trabajo?

Según el ejecutivo de DNA Human Capital, “El feedback tiene el problema que puede ser  positivo o negativo. Muchos, sobre todos quienes tienen menos habilidades comunicacionales y de empatía, prefieren evitar esta instancia para no generar ruido interno con un posible enfrentamiento. De este modo, la persona no mejora, la empresa no mejora, pero no hay conflicto, entonces crean organizaciones más duras, más frías e impersonales”.

Sin embargo, los líderes de empresas chilenas no deben perder de vista que cuando un equipo de trabajo está afianzado los resultados tienden a ir al alza. Es decir, la empatía, comunicación y retroalimentación también deben ser consideradas como parte de sus estrategias de crecimiento. “Crear políticas de feedback constante corresponde a una decisión estratégica por parte de las empresas. Con esto, se crea un ambiente más cercano, abierto y enfocado en las personas. Hoy las empresas de la región están incorporando estos procesos, generando un cambio que se ha ido instalando de manera formal y que los ejecutivos de Chile no deberían seguir ignorando”, finalizó Murilo Arruda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *