Traza-Ble: Integración de dispositivos wearables con software creado en Chile que permite trazar posibles contagios por Covid-19

Este sistema  funciona mediante dispositivos que permiten hacer un mapa virtual de las personas con las que se tuvo contacto durante la jornada laboral, haciendo más fácil la tarea de contactar y distinguir quiénes podrían haberse visto afectados por un caso de coronavirus.

 

La trazabilidad de los casos de Covid-19 ha sido un gran desafío y dolor de cabeza tanto a nivel gubernamental como civil en todo el mundo. Es difícil identificar con qué personas tuvo contacto estrecho alguien que dió positivo a coronavirus y en una oficina, colegio o lugar de trabajo muchas veces se debe  enviar a cuarentena preventiva a todos.

Cuando se desató la pandemia en Chile Cristián Erazo, cirujano plástico, junto a su socio estaban involucrados en un proyecto de monitorización de pacientes  a distancia mediante dispositivos wearables cuando entendió que esta tecnología podría extrapolarse para ayudar a controlar la trazabilidad de los contagios por Covid-19.

Fue así como llegaron a Instance, empresa especializada en tecnología e innovación de Grupo Touch, para comenzar a desarrollar Traza-Ble, un sistema que integra dispositivos Bluetooth y software alojado en la nube que permite automatizar el registro de contactos de manera simple, para grandes cantidades de personas y sin intervención alguna del usuario del dispositivo.

Existen dos modelos de dispositivos: una pulsera y un colgante que, además, se puede adosar a la tarjeta de identificación. Ambos tienen capacidad de almacenar hasta 3.000 registros, de entre 15 y 60 segundos cada uno, dando una autonomía de 50 horas sin conexión a la nube y poseen la capacidad de emitir alertas sonoras, vibratorias o lumínicas en caso de que otro dispositivo se encuentre a menos de dos metros de distancia.

Actualmente hay tres empresas usando este sistema en Chile: una de logística, un restaurante y una clínica pequeña. Desde Traza-Ble comentan que la experiencia ha sido muy positiva por el cuidado que significa para los trabajadores. Como explica Erazo, “Tenemos cerca de 50 personas en empresas distribuidas por  Santiago, con necesidades muy distintas, pero que tienen en común, prestar servicios con alto flujo de clientes por lo que están más expuestas al contagio de sus colaboradores”.

Estos dispositivos tienen una identificación digital y solamente son capaces de guardar la duración de los contactos estrechos  que haya tenido su usuario junto a la fecha y hora en que este se produjo. La correlación de esa identificación digital con una real solo es posible mediante la consola de control del sistema, siguiendo las políticas de seguridad de cada empresa.

La cantidad de dispositivos en uso es ilimitada ya que es un sistema escalable y  se puede adaptar  de acuerdo con las necesidades de cada cliente pudiendo, por ejemplo, reunir en grupos a colaboradores que habitualmente tienen contacto estrecho por sus labores, los que no registran contactos entre ellos, pero sí con otras áreas. Es una tecnología que se implementa de manera rápida y sencilla en cualquier parte sin importar si es una oficina, hotel, centro comercial, restaurant, clínica, centro de distribución u otros tipo de lugares.

“Vamos a seguir conviviendo con el Covid-19 por un tiempo y es muy  importante la trazabilidad de casos en ambientes laborales o en lugares concurridos siendo la única manera de contener activamente los brotes en esta nueva  normalidad”, comenta Erazo.

Es por eso que, con el fin de acelerar la respuesta en caso de dar con positivos por Covid-19, establecieron alianzas con dos empresas que toman PCRs en terreno para que sea más expedito el actuar frente a este caso  positivo, pudiendo testear a sus contactos estrechos rápidamente.

Por: Daniela Montan Cid.

, , , , , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *