Una cultura de calidad más que certificaciones

Hace algunos años el objetivo del área de sistema de gestión de las empresas era lograr obtener el máximo de certificaciones internacionales que avalen la eficacia de los servicios ofrecidos. Según ISS Chile esto está cambiando, actualmente estas normas son el punta pie inicial para lograr una cultura de calidad basada en las personas.

Hoy en día para trabajar en pro de la satisfacción total de los clientes, ya no basta con obtener normas estandarizadas que certifiquen la calidad máxima de los productos o servicios que ofrecen, sino que se debe lograr un sistema de gestión basado en la cultura de calidad enfocado en las personas.

Es importante que las empresas se esfuercen y desarrollen políticas de mejora continua para lograr certificaciones internacionales y así garantizar y entregar confianza a los clientes de que la empresa cumplirá con sus necesidades y expectativa. Para ISS Facility Services éste es el punta pie inicial para avalar una calidad total de lo que una organización puede ofrecer.

El foco por el que actualmente hay que ocuparse, según ISS, es en crear una cultura de calidad basada en las personas, “sin duda hay que trabajar para obtener certificaciones, pero éstas son un reconocimiento, son acciones para lograr el objetivo principal, que es lograr mantener un sistema de gestión que funcione y que esté enfocado en una cultura de calidad”, enfatiza Pamela Vildósola, jefa del Sistema Integrado de Gestión de ISS Chile.

Para generar y mantener esta cultura de calidad, como señala Vildósola es no perder de vista al cliente. “Lo fundamental para lograr este cambio es entender las necesidades y expectativas actuales y futuras de los clientes y relacionar nuestros objetivos con estos requerimientos. Para lograrlo debemos revisar el contexto de cada organización, monitorear y estudiar sus riesgos y oportunidades”.

Por último, para lograr este nuevo hito cultural, son fundamentales dos pilares: Las personas, a las que se les debe empoderar para que cada trabajador se haga responsable y tenga noción de su aporte e impacto en el sistema de gestión. El segundo pilar es establecer un área de calidad cuya misión es monitorear a los encargados de la operación para que el sistema de gestión tenga alcance y cumpla con lo establecido.

, , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *