El origen del día de la mujer

Hoy, 8 de marzo, es el Día internacional de la Mujer, una fecha dedicada a reivindicar y recordar la lucha por la igualdad entre mujeres y hombres bajo el principio de la no discriminación. En la actualidad esta fecha goza de un importante reconocimiento público, tanto a nivel de la sociedad civil que con motivo de esta fecha organiza diversas marchas en las ciudades del país, como entre los medios de comunicación  que dedican programaciones especiales para este día, también las empresas se suman a la tendencia en este día a partir de campañas específicas o promociones y ofertas, o simplemente remarcando su posición en pro de la igualdad.

Pero, ¿Cuál es el origen de este día? La fecha se estableció oficialmente de manera internacional a partir de la declaración de la ONU en 1975, aprovechando que ese era el Año Internacional de la Mujer con motivo de la conmemoración del 25 aniversario de Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer. Sin embargo, la importancia del mes de marzo en la lucha feminista y en concreto del día 8 responde a un conjunto de hechos ocurridos con anterioridad a ese año.

En concreto, todo comenzó el 8 de marzo de 1857, cuando las trabajadoras de las fábricas textiles de Nueva York (conocidas como garment workers) realizaron una de las primeras huelgas feministas de la historia, decidiendo marchar por las calles de la ciudad reclamando mejores condiciones laborales y salarios dignos (las mujeres cobraban mucho menos que los hombres). La reacción de la policía fue desproporcionada y dramática, disolviendo violentamente la marcha y provocando la muerte de al menos 120 mujeres.

La historia continuó, y como no podía ser de otra manera la lucha también. Así el 28 de febrero de 1909 el Partido Socialista de Estados Unidos de América declaró el último domingo de febrero el Día Nacional de la Mujer. De esta convención además se derivó una marcha de 15.000 mujeres en conmemoración de aquellas primeras huelguistas al tiempo que reivindicaban el derecho al voto, mejores condiciones en sus trabajaos, mejoras salariales y la abolición del trabajo infantil. Todas estas reivindicaciones quedaron englobadas bajo la célebre consigna Pan y Rosas.

Un año después, en 1910 a raíz de la Internacional de Mujeres Socialistas reunida en Copenhague (Dinamarca) se tomó la decisión de instaurar un Día Internacional de la Mujer, primera semilla para la creación del actual Día de la Mujer, aunque en aquel entonces no se determinó ninguna fecha concreta para este día.

No fue hasta 1911 cuando en el marco de la II Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas que se instauró una primera fecha para el Día internacional de la Mujer, que fue celebrado por primera vez el 19 de marzo de ese mismo año en Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza. También en 1911 ocurrió un hecho histórico que marcó la lucha del feminismo por la mejora de las condiciones laborales para las trabajadoras, que fue el incendio de la fábrica textil Triangle Shirtwaist en Nueva York, incendio en el que murieron 123 trabajadoras y 23 trabajadores al encontrarse las puertas de la fábrica cerradas por los patronos con el fin de evitar robos. Este hecho marcó dramáticamente la futura normativa laboral de los Estados Unidos de América. Se dice también que los tintes de las telas de aquella fábrica eran morados, siendo el humo que se desprendió de ese incendio de este color y sirviendo a su vez este como símbolo de la lucha por la igualdad entre mujeres y hombres.

Más adelante, en 1914, y en el contexto del inicio de la primera guerra mundial, se celebraron en Europa mítines en protesta frente a la guerra y por la solidaridad con el resto de mujeres del mundo. La gran guerra, así, no fue un acontecimiento paralelo al desarrollo del movimiento feminista, sino que ambos procesos estuvieron interrelacionados. De hecho, el 8 de marzo de 1917 las mujeres de Rusia se organizaron en una protesta sin precedentes frente a los desastres de la guerra que había llevado a la muerte a dos millones de rusos en aquel momento. La magnitud de la protesta fue tal que el Zar ruso se vio obligado a abdicar otorgando el gobierno provisional el derecho al voto a las mujeres de ese país.

Así, el surgimiento del Día Internacional de la Mujer el 8 de marzo debe entenderse como la construcción colectiva de una fecha a partir de la concentración histórica de un conjunto de acontecimientos ligados a la lucha feminista a lo largo de la primera mitad del siglo XX, marcados por un fuerte carácter contestatario y dramático, entre finales de febrero y principios de marzo de esos años.

Por tanto, el Día Internacional de la Mujer es fruto de una lucha colectiva por la emancipación a la que este día pretende honrar a partir del recuerdo y la reivindicación, puesto que aunque se han dado grandes avances en materia de igualdad es preciso mantener una perspectiva crítica respecto a nuestra realidad y ser conscientes de que la igualdad se construye día a día en el hogar, en el trabajo, en la escuela, en las calles, y en cualquier lugar.

Feliz día de la mujer.

 

Por Manuel Blanco Campos. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *