Fin de año, pandemia, y aprendizaje

Gabriel Lama – Director Ejecutivo de TGLI Leadership Consulting

El día de ayer, caminando por la ciudad, me tocó enfrentar una serie de actos que a simple vista podrían ser catalogados como “normales”, pero que en realidad me tuvieron bastante incómodo. Estoy seguro que para más de alguno llega a ser muy estresante la situación de poco cuidado personal, o poco compromiso con las medidas de autocuidado contra el covid, que tienen algunas personas. Incomodidades que aumentan si sumamos la contingencia de las festividades de fin de año como condimento, todo se vuelve aún mucho más complejo con esas variables.

Desde visitar un mall lleno, a almorzar en un lugar público y visitar a un familiar al terminar el día, fueron parte de una extensa e inusual jornada. Por la noche cedí a mi formación de coach y me detuve a reflexionar el por qué estaba tan molesto: necesitaba realizar el ejercicio de una auto-escucha activa. Luego de hacerme unas cuantas preguntas llegué a la conclusión de que estaba enojado conmigo y mi “baja inteligencia emocional” durante el día.

¿A qué me refiero con lo anterior? A cómo respondemos frente a lo que pasa en nuestro entorno. Estamos en un complejo escenario de pandemia, y si bien por un lado no podemos hacernos cargo de las acciones de los demás, ni de sus formas de prevención y cuidado relacionadas al COVID, debemos saber pedir, acordar y también aceptar sus decisiones, lo cual es un gran desafío. Por otro lado, sí podemos buscar sentirnos cómodos aplicando las medidas que consideremos adecuadas, sin sentirse un bicho raro o un “cuático”. Lo importante es actuar sintiendo la tranquilidad de que estamos haciendo nuestra parte, siguiendo las normas de cuidado necesarias, e intentado ser un aporte.  De esta forma podemos pasar a ser influenciadores del entorno, dar las señales correctas para tomar ciertas precauciones básicas y recomendadas por especialistas. La idea es mantener el foco y las formas. Nuevamente la inteligencia emocional vuelve a ser parte vital en la manera en que nos relacionamos con los que nos rodean. Recordando sus cuatro pilares fundamentales me refiero a la autoconciencia, autogestión, conciencia social y gestión relacional.

Frente a situaciones como esta, es necesario entender que las relaciones humanas son un mapa de múltiples variables, impulsos, contextos e historias. Hay que tener un buen manejo en la lectura de la contingencia y saber actuar de la manera más idónea para ser un aporte y evitar el desgaste, tomando los desafíos y nutriendo nuestra experiencia con nuevas vivencias. La inteligencia emocional está directamente relacionada a la capacidad analítica, la empatía y la forma como utilizamos las habilidades blandas.

Para el público general, veo una gran oportunidad de destinarle más tiempo al aprendizaje emocional, que les permita analizar el contexto, variables, situaciones y vincularlos a sus necesidades, para mantener una postura coherente y acertada, sin dejarse llevar por el entorno. La fuerza de la masa puede ser apabullante, pero para eso estamos los Coachs, para ver, apoyar y escuchar a los demás y ayudarlos a encontrar las respuestas que están buscando para superar los desafíos de la vida y alcanzar sus metas.

Es indudable que este 2020 la pandemia ha calado hondo en la sociedad chilena, y el convivir con esta situación será una variable más que hay que sumar a nuestro día a día, lamentablemente, por un tiempo indeterminado (aún).

Analicemos detenidamente cómo manejamos y cómo gestionar nuestras relaciones, cuidándonos y siendo agentes importantes de cambio. En mi caso, y volviendo a mi experiencia al inicio de esta columna, mi recomendación es que se conecten con sus emociones, valores y cualidades positivas, aquellas que pueden entregar lo mejor de ustedes como seres humanos, al medio con el cual se relacionan. En lo personal, lo busco hacer con la disciplina radical de un deportista de alto rendimiento y con la esencia de la flexibilidad, la no resistencia, principio fundamental del judo: ser versátiles en momentos complejos para fluir positivamente en el día a día.

, , , , , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *