La innovación para desafiar al modelo de negocios

Las empresas deben innovar

Trinidad Beuchat fundamenta que todas las empresas tienen que incorporar este proceso. “Primero porque hoy tenemos clientes altamente digitalizados. Pertenecen a una generación que quiere todo con inmediatez, se aburren rápido. Es importante conocerlos, estar conectados con ellos. Hay que adelantarse a sus necesidades. Por lo tanto, hay que responder con innovación”.

“Segundo, en nuestra historia nacional y mundial del siglo XX, se crearon compañías grandes, robustas, pesadas, de estructura compleja, que se han concentrado en economía de escala, elaborando productos estándar, masivos. Pero hoy tenemos una realidad conformada por emprendimientos, Pymes, startups, cuyo tamaño es mucho más pequeño y, por lo mismo, tienen cero posibilidades de competir con aquellas empresas pesadas que abaratan costos. El nuevo entrante al mercado debe diferenciarse de esas grandes compañías que tienen productos ‘comoditizados’ y que ahora, incluso, poseen mejores atributos“, asegura.

“Lo anterior significa que las Pymes o startups que deseen competir, deben encontrar la oportunidad de innovar y las que lo logran son las que vienen a desafiar el modelo de negocios. Ese es el llamado a innovar: a que desafíen al modelo de negocios de las grandes empresas”, sentencia.

Ante la consulta de si debe ser un modelo de negocios que contemple la tecnología para ser innovador, asegura que “no es requisito. Está el caso de una marca famosa de bicicletas de Holanda, que distribuían cada unidad en cajas de cartón. Muchas llegaban rotas a destino porque durante el traslado, no las trataban con el suficiente cuidado, provocando una importante merma económica por este concepto. Entonces la empresa hizo algo tan sencillo como agregar en las mismas cajas una imagen de un LCD, lo cual hizo que los repartidores cuidaran con esmero las bicicletas. Si bien esto no desafió el modelo, sí es una innovación, que permitió ahorrar grandes sumas de dinero”.

“Lo que sí es una habilitante. Por ejemplo, Corneshop usa la tecnología de esta forma. En tanto, lo innovador es justamente su modelo de negocios, que apunta a satisfacer las necesidades de los usuarios que desean ahorrar tiempo y tener mayor comodidad”, comenta.

Reconoce que hay un error frecuente “en igualar la innovación con la transformación digital. Pero esta es una corriente, no es requisito”.

Elementos que favorecen la incorporación de innovación en las Pymes

Referente a cuáles son los aspectos que propiciarían la innovación en las pequeñas empresas, Trinidad Beuchat argumenta que “con Transforme hemos asesorado a Pymes y los patrones se repiten. Aquí hay que considerar que todo proceso de cambio impacta a las personas”.

“Existe un primer y muy importante factor para facilitar la innovación en la empresa y tiene que ver con el perfil directivo o liderazgo. Hoy los líderes de las organizaciones deben ser ágiles, lo que no significa que no planifiquen o que anden a mil por hora. Un buen líder absorberá mucha información pero se tomará su tiempo para procesarla y estará atento a detectar las oportunidades de mercado y ese es su rol dentro del proceso de cambio hacia la innovación”.

“Segundo, hay un autor indio que trabajó por muchos años en la Universidad de Michigan, Prahalad, quien escribió sobre la planificación estratégica de las empresas. Él planteaba que ésta debe elaborarse en escenarios futuros que aún no se han ideado. Propuso la planificación ingeniosa, invitando a las empresas a cambiar el switch, con la mirada puesta hacia adelante, en la siguiente manera de hacer las cosas. Por lo tanto, para facilitar los procesos de cambio se requiere una planificación bien hecha, en base a escenarios futuros, oportunidades futuras, usuarios futuros”.

Agrega como tercer factor “el abordar la cultura mediante incentivos. La generación actual se incomoda con la estabilidad, requiere estímulos y desafíos. Esto motiva a las empresas a ser más ágiles en sus procesos de cambio. En este sentido poseemos un capital humano que habilita la innovación. Por tanto, el llamado es aprovecharlo. Somos también una Pyme y para nosotros ha sido interesante conocer las expectativas de nuestros colaboradores, que nos sirven para exigirnos, reinventarnos, hacer cosas distintas, cuestionar cada día nuestro modelo de negocios y ofrecer mejores servicios”.

La directora destaca que “mientras más colaborativa sea la innovación, más fructífera y positiva será. Haciendo partícipe a los distintos actores de la cadena de valor para encontrar oportunidades conjuntas. Por ejemplo, una farmacia podría ofrecer sus bodegas a un laboratorio, el cual reduciría sus costos de almacenaje, en tanto, la farmacia disminuiría los costos de los productos. Así hay varios casos y experiencias donde una puede apreciar que todas las partes ganan, se da el win-win”

“Por otra parte, es vital que las personas se estén capacitando en forma periódica. Se están creando nuevas metodologías. Estaba haciendo un análisis de relevancia del modelo de las cinco fuerzas de Porter que las escuelas de negocios llevan enseñando por años y considero que ya se está quedando completamente obsoleto. Y es que hacer un análisis de barreras de entrada hoy ya no hace sentido, las industrias tienen cada día menos barreras de entrada, y los negocios son cada día más accesibles mediante la tecnología”.

El papel de trabajadores y colaboradores

Trinidad considera fundamental invitar a todas las personas de la empresa a ser parte del proceso innovador. “Existen varios modelos. Está la innovación abierta, que significa convocar a todas las personas externas. Por otra parte, el intraemprendimiento recoge ideas dentro del equipo de trabajo, invitando a todos los colaboradores a innovar, porque son ellos los que mejor conocen al negocio”.

“Si al principio hablábamos que la innovación no es mejora continua, propicia el abrir los canales. Hay que lograr una buena combinación entre ambos procesos. Poseemos cifras interesantes al respecto. De 100 ideas, 70 son de mejora continua y por estadísticas entre 15 y 10 son ideas disruptivas”.

La profesional reitera un punto tratado al comienzo: “La innovación no es espontánea, es un proceso formal, sistemático al cual hay que dedicarle tiempo, tal como hacer un CRM. En este sentido, la mejora continua contribuye a instalar espacios de trabajo, con el fin de que la innovación sea constante”.

Agrega que “soy enemiga del brainstorming. Hay que sentarse con los actores relevantes en un marco metodológico para buscar oportunidades conjuntas donde todos ganen y se reduzcan los costos finales y dar mejor servicio a los clientes”.

Las Pymes regionales

A juicio de la profesional, el Estado ha hecho muy bien en inyectar incentivos para la innovación a través de Corfo y para el emprendimiento mediante Sercotec, lo cual ayuda a dinamizar la economía empresarial de las regiones.

Comenta que hicieron con Transforme un programa orientado a 200 Pymes de la Región Del Maule, que estaban postulando a fondos concursables. “Tenían poca base de innovación y todas ligadas al sector del agro. Pero con la asesoría lograron diferenciarse entre ellas, porque se sentaron a pensar en sus usuarios, en que cada una tuviera sus elementos diferenciadores. Por lo tanto, la innovación fue clave para mejorar sus empresas”.

Debido a lo anterior, Trinidad reitera el llamado a todas las empresas, sin importar su tamaño, a que se atrevan y participen en la aventura de innovar, sobre todo, para desafiar sus modelos de negocios.

, , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *