Pide respeto para las ideas (y el primero que debe hacerlo eres tú)

Por Martín Jofré, CEO de Uppercap y co-fundador de Cryptomarket

 

¿Qué es una idea? Según la definición general, es una abstracción mental de algo, ya sea material o inmaterial, real o imaginario, concreto o abstracto, a la que se llega tras la observación de ciertos fenómenos, la asociación de varias representaciones mentales, la experiencia en distintos casos, etc.

 

Existen ideas que tienen  por objetivo solucionar un desafío y también ideas que buscan crear una oportunidad. Ambas requieren de un principio fundamental de respeto para trabajarlas eficazmente.

 

  1. Reconoce que las ideas son personales: Cada persona percibe y soluciona el mundo de una forma particular, optimizando lo que considera más importante. Es normal que tu idea sea “sin sentido” para otra persona.
  2. Identifica que las ideas tienen diversos niveles de desarrollo (“versión beta 0.01″): Cada una tiene diversos niveles de maduración y es fundamental saber identificar en qué estado se encuentra. Es muy simple siguiendo estos dos pasos (1) ¿Qué resultado concreto quieres obtener con tu idea? Crea métricas para medir el resultado; esto es fundamental para el paso siguiente de convencer a las personas de que tu idea es factible y (2) ¿Está definida de comienzo a fin? Delinea un paso a paso, la falta de claridad en alguna etapa no significa que tu idea sea mala, sino que simplemente está incompleta.
  3. Sé honesto con el nivel de desarrollo al momento de compartir una idea: Si no aclaras que tu idea está en fase temprana, quien la analice pensará que es la visión completa. La disposición de las personas cambia si eres claro en pedir ayuda.
  4. Las ideas en tu cabeza no valen nada: El hecho que tu idea esté solo en tu cabeza no sirve porque está en fase abstracta. La creación de valor solo se inicia al momento que se empieza a ejecutar.
  5. Elige con quién y cuándo compartir tu idea: Cada vez que la compartas, vas a recibir una respuesta. Elige bien con quién hacerlo, las ideas en fase de desarrollo son débiles, por lo que debes cuidarlas muy bien. Identifica qué o a quién necesita tu idea para que sea mejorada.
  6. Las ideas son costosas de evaluar: Solo piensa en todo lo que te costó llegar a leer hasta esta línea.Ten claro que evaluar una idea en fase de desarrollo implica destinar tiempo de esfuerzo.
  7. Elige el tiempo y lugar adecuados para presentar tu idea: Según se trate de una idea-solución o idea-oportunidad, van a ser tratadas muy diferentemente si están alineadas a la prioridad de la organización. Si tienes dudas sobre las prioridades, pide una respuesta clara. Evita las presentaciones de pasillo; respeta tu idea!
  8. Sé honesto cuando te exponen una idea: Es más fácil buscar errores versus decir «no la entiendo». No tengas miedo de responder algo como  “no soy la persona adecuada para potenciar esta idea” o “en este momento no está en mis prioridades poder ayudarte en este proyecto”. Una sesión de trabajo de 20 minutos es mucho más eficiente que 4 conversaciones de 5 minutos sin objetivos.

Y por último, recuerda siempre que creamos valor a través de respetar nuestras ideas y las ideas de los demás.

, , , , , , , , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *